sábado, 9 de noviembre de 2013

La Obra Más Hermosa De La Creación

LA OBRA MÁS HERMOSA DE LA CREACIÓN




Cuando el Señor iba a hacer 
la obra más hermosa de la creación, 
se preparó haciendo las cosas 
bellas para practicar.
Hizo las flores, hizo las estrellas, 
hizo el amanecer y los crepúsculos. 
Hizo el rumor del viento entre los árboles, 
hizo las aves de mil colores y variados cantos.
Y sólo entonces, cuando sintió que tenía 
las manos entrenadas para formar 
las obras más bellas, hizo la más bella 
obra entre todas las de la creación. 
Hizo a las madres.

Un ángel se conmovió ante la belleza 
que en las madres hay y le dijo a Dios. 
Señor: acabas de dar vida a 
tu obra más perfecta. 
Al hacer a las madres creaste 
lo más hermoso, lo más dulce, 
lo más suave, lo más tierno 
lo más amoroso que en el mundo puede haber.

Y eso no es nada respondió 
satisfecho el Señor. 
Espérate a que a haga 
a las ABUELITAS


miércoles, 6 de noviembre de 2013

Te mando un besito

Porque te quiero, aprecio y lo eres todo para mí, recibe con todo mi cariño este beso. Muaaaaccc
                                             
                                                 

lunes, 4 de noviembre de 2013

Poemas Y Flores

Amor Eterno


Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

                                                                      Amo Amas



Amo, amas
Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
Amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.
Y cuando la montaña de la vida
nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!
(Rubén Darío)

                                                                      La Felicidad


Un cielo azul de estrellas
brillando en la inmensidad;
un pájaro enamorado
cantando en el florestal;
por ambiente los aromas
del jardín y el azahar;
junto a nosotros el agua
brotando del manantial
nuestros corazones cerca,
nuestros labios mucho más,
tú levantándote al cielo
y yo siguiéndote allá,
ese es el amor mi vida,
¡Esa es la felicidad!...

Cruza con las mismas alas
los mundos de lo ideal;
apurar todos los goces,
y todo el bien apurar;
de lo sueños y la dicha
volver a la realidad,
despertando entre las flores
de un césped primaveral;
los dos mirándonos mucho,
los dos besándonos más,
ese es el amor, mi vida,
¡Esa es la felicidad...!

(Manuel Acuña)