miércoles, 15 de abril de 2015

Un día la vida me golpeo tan fuerte que me enseñó a resistir



Un día la vida me golpeo tan fuerte que me enseñó a resistir. 
Un día me mintieron de tal forma que me dolió y 
aprendí a ir de frente con la verdad… 
Un día me falló quien menos imaginaba y 
entendí que las palabras hay que cumplirlas y 
que hay que hacerse cargo de los actos… 
A veces es necesario dar vuelta a la página y 
empezar de cero, aunque cueste, aunque duela.
El mejor guerrero no es el que triunfa siempre, 
sino el que regresa sin miedo a la batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada