jueves, 7 de enero de 2016

Deja Brillar Tu Luz







Nuestro miedo más profundo no es el de ser inadecuados.
Nuestro miedo más profundo
es el de ser poderosos más allá de toda medida.
Es nuestra luz, no nuestra oscuridad,
lo que nos asusta.
Nos preguntamos:
¿Quién soy yo para ser brillante,
hermoso, talentoso, extraordinario?.
Más bien, la pregunta a formular es:
¿Quién eres tú para no serlo?
Jugar a ser insignificante no le sirve al mundo.
No hay nada inspirador en encogerse para que
los demás no se sientan inseguros a tu alrededor.
Al dejar que nuestra propia luz brille, inconscientemente,
les damos permiso a otros para que hagan lo mismo.
Al liberarnos de nuestro propio miedo,
nuestra presencia, automáticamente, libera a otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada